Agradecimientos

Esta contribución a la celebración de los 150 del Colegio no hubiera sido posible si no se hubiera contado con la significativa e invalorable cooperación de diversas personas, y de la posibilidad de acceder a acervos bibliográficos y documental, que fueron esenciales:

Del señor Rector, Prof. Gustavo Zorzoli, que acogió con entusiasmo la propuesta de aportar a la celebración del aniversario institucional la muestra que hoy se pone a disposición del público, y que me apoyó con la mayor generosidad;

de la señora Directora la Biblioteca del Colegio, Bibl. Adriana Carreira, y sus colaboradores: Lic. Gabriela Rallo, Lic. Natalia Segovia, Bibl. Marcelo Mortarini y Aux. de Sala Flavia Moreno, que facilitaron con gentileza y calidez, en todo momento y desde todo punto de vista, un extenso período de consultas;

de la Arq. Esther Barreiro, dedicada responsable del Archivo institucional, que apoyó y realizó con entusiasmo y amabilísimo trato las búsquedas solicitadas para resolver múltiples inquietudes propias de la investigación;

de Matías Butelman, entusiasta colaborador, que, con la mejor disposición, se encargó de todos los aspectos relacionados con la aplicación al proyecto de las nuevas tecnologías de la información, preparando el material para su adecuada disponibilidad en línea.

La Biblioteca institucional guarda, entre sus tesoros, una colección prácticamente completa de la revista Caras y Caretas. Ella ha sido la invalorable fuente para concretar este homenaje. Los pocos números faltantes se obtuvieron fácilmente gracias a las nuevas tecnologías de la información. La revista ha sido digitalizada por la Biblioteca Nacional de España, y está disponible por Internet en su Hemeroteca Digital. Ha constituido un aporte más que importante para concluir adecuadamente la investigación.

El Archivo del Colegio Nacional de Buenos Aires, en cuya riquísima documentación se encontraron las respuestas a mil y una preguntas, es un valioso repositorio, que ya supera con creces su condición de archivo intermedio y administrativo. Una parte más que copiosa de la documentación que custodia ha alcanzado y sobrepasado la edad requerida para ser considerada histórica y recibir los beneficios de un tratamiento archivístico que garantice su conservación y preservación.

Para todos vaya mi más sincero agradecimiento por haber acompañado la labor con la que concluyó mi vida activa en el Colegio, con todo lo que ella ha significado en mi trayectoria profesional. Llegue también mi mayor reconocimiento y afecto para todos los integrantes de la comunidad colegial. Hasta siempre.

Aurora Ravina
Buenos Aires, noviembre de 2013