Buenos Aires, sábado 24 de febrero de 2018

A los miembros de la comunidad del Colegio Nacional de Buenos Aires

Como recordarán el año próximo pasado iba a aplicarse el Proyecto de redefinición del uso del espacio colegial como propuesta de crecimiento para el Colegio. A pedido del Consejo de Escuela Resolutivo esta Rectoría pospuso su puesta en marcha y difundió la propuesta el 10 de abril de 2017 a toda la comunidad educativa, mediante una carta como es su costumbre (www.cnba.uba.ar/sites/default/files/proyecto_redefinicion_de_espacios_co...).

El documento fue discutido en la mayoría de los cursos en módulos de debate entre docentes y alumnos. Como consecuencia de los mismos y tomando en consideración los planteos y aportes realizados por diferentes integrantes de la comunidad educativa, se han adoptado las siguientes medidas para optimizar su implementación:

1) El Colegio ha comprado unos 500 lockers para que los alumnos puedan dejar sus pertenencias si así lo requieren, haciendo uso compartido en esta primera instancia. No se descuenta una nueva compra si así fuera necesario. Este mobiliario se colocará en los claustros sobre Perú en la planta baja, primer y segundo piso. De esta forma se resuelve el problema de dónde dejarán los estudiantes sus útiles y mochilas.

2) La Asociación Cooperadora donará -con el acuerdo que han dado los Jefes de Departamento involucrados- los nuevos pupitres y sillas móviles para 6 de las 30 aulas que pasarán a ser de uso exclusivo y con contenido temático de las siguientes asignaturas: Castellano, Latín, Matemática, Historia, Filosofía-Psicología y Inglés-Francés. El resto de las aulas mantendrá los bancos actuales y aquellos que sean retirados de las 6 aulas se conservarán dentro del edificio colegial a resguardo. En estas nuevas aulas los profesores tendrán la posibilidad de innovar y aplicar diferentes estrategias pedagógicas.

3) Cada curso y división de primer año tendrá uno o dos tutores que serán responsables del seguimiento de los alumnos durante toda la jornada de clases, mientras que en el caso de los cursos de segundo a quinto año los acompañará de forma continua y exclusiva un preceptor. Así alcanzamos un viejo anhelo que consiste en que cada auxiliar docente tenga a su cargo un solo grupo de estudiantes.

Por otra parte, resulta auspicioso comunicar que se abrieron 2 nuevas divisiones de primer año. Una, en la que los alumnos cursarán los tres primeros años en turno mañana y los siguientes dos en turno vespertino (como la actual sexta división), y otra en la que cursarán los tres primeros años en turno tarde y los siguientes dos en turno vespertino (como la actual decimosegunda división).

Como consecuencia de estas aperturas han ingresado más estudiantes y bajó asimismo la cantidad de alumnos por curso con respecto al año anterior, que había alcanzado la cifra de 36. Vale recordar que este año el puntaje de corte para ingresar al Colegio (739) fue el más alto de los últimos años. Así, unos 70 estudiantes con más de 700 puntos acumulados tendrán la posibilidad de estudiar en nuestros claustros.

Estas incorporaciones tienen como derivación la designación de unos 20 profesores y dos tutores que se encarguen de la enseñanza y acompañamiento de estos estudiantes.

Hemos comenzado el octavo año de gestión y en este lapso los alumnos ingresantes a primer año se ha incrementado en un 23%, de 453 -en el año 2010- a 556 -para este ciclo lectivo-.

Resulta imprescindible recordar el carácter experimental del Colegio, principio que debe plasmarse en hechos pedagógicos concretos que garanticen por sobre todo más educación pública de excelencia, laica y gratuita para más estudiantes.

Atentamente,

Gustavo Zorzoli
Rector