Jefe: 
Carlos Blanco


(Ilustración de Iñigo Jones para su cuaderno de viajes, Roma, 1614)

La Historia del Arte no es meramente historia ni tampoco arte. Es una disciplina autónoma con un objeto de estudio delimitado y una metodología propia así como con una larga y definida tradición académica y didáctica. La Historia del Arte debe ser comprendida a partir de lo que denominamos fenómeno artístico compuesto por la indivisible relación entre el creador - la obra - el público e inmerso en una realidad sociocultural determinada.

La obra de arte, en tanto que sustancia perviviente, puede ser creada en un tiempo y espacio muy diferentes a aquél en que la apreciamos hoy en día. Estos procesos de cambio tanto en la ubicación como en los criterios de valoración nos permiten tomar conciencia de la historicidad del fenómeno artístico.

Ya desde su fundación, el Colegio Nacional de Buenos Aires acuñó un espíritu humanista y universalista respecto del conocimiento. Su propedeútica ha sido exitosa a lo largo del tiempo y ello se ha debido en gran parte tanto a una virtuosa osadía programática como a un preciso criterio de selección del material humano así como a una bien entendida libertad de cátedra.

Originalmente, cuando el sexto año de estudios revestía caracter obligatorio, era posible desdoblar el contenido de historia del arte en dos años de acuerdo a un ordenamiento cronológico y aprovechando la profusión de materias humanistas del sexto año. Ello implicaba una consecuente interrelación entre las asignaturas del último año y la posibilidad de abordar los objetos de estudio desde enfoques más complejos que en el quinto año.

Con la implementación del CBC en 1985 y la necesaria e inevitable transformación del sexto año en optativo a partir de la coyuntura que el cambio proponía, el alumnado ha optado en forma variable por este año adicional en la finalización de su proyecto de estudios. A ello hay que agregarle que los fundamentos de las elecciones de los alumnos abarcan desde la pragmática comodidad del ámbito educativo hasta la búsqueda de la apropiada culminación de un proyecto humanista más acabado.

Historia del Arte, asignatura dictada con dos horas semanales en 5º año y con tres en los sextos de orientación en ciencias exáctas y humanistas, se presenta la disyuntiva de delimitar el contenido programático de quinto año de modo tal de hacerlo compatible con la variedad de caminos de finalización de estudios abiertos al alumno: no realizar sexto año, optar por una orientación que posea historia del arte o bien realizar la orientación en ciencias biológicas.

Se trata pues de crear un “nucleo duro”, mínimo, suficiente y autónomo en quinto año que a la vez pueda articularse armónicamente con el dictado de la asignatura en el actualmente optativo sexto año.